Se aproxima el decimonoveno aniversario de la CURP

Se aproxima el decimonoveno aniversario de la CURP

La primera vez que conocimos a la CURP fue en el otoño de 1996, cuando el titular del Poder Ejecutivo Federal fijó las reglas para la que sería la nueva herramienta de identidad a nivel nacional.

En un principio, a gran parte de la población le pareció raro escuchar que la Clave Única de Registro de Población acabaría tarde o temprano sustituyendo a todas las otras claves con las que nos encontramos a diario. Por ejemplo, nuestro número de seguridad social, la clave de elector que se nos brinda etc.

Entre las diferentes diligencias que requieren forzosamente la obtención de CURP podemos enunciar: Las solicitudes que se hacen en las clínicas de salud para que una persona pueda anexarse al programa conocido bajo el nombre de “Seguro Popular”, como sabes es una alternativa creada para quienes no cuentan con asistencia médica por parte de sus patrones.

También se necesita cuando decidimos viajar al extranjero (ya sea de vacaciones o por cuestiones laborales). Las embajadas nos exigen que presentemos el trámite de la CURP, para que estas a su vez puedan enviar la información a sus centros de investigación y se cercioren de que no hay ningún problema para que se nos entregue la Visa.

La entrega y difusión de esta documentación oficial no tiene costo para el usuario final, e inclusive éste puede llevar a cabo una consulta de CURP gratis desde Internet. De esa forma, no solamente podrás visualizar en tu monitor tu constancia, sino que si lo deseas también estarás en posibilidades de almacenarla en el dispositivo físico que prefieras.

Es decir, al finalizar la consulta obtendrás un archivo en PDF (el programa ideal para ejecutarlo es el Adobe Reader), ya sea para imprimirlo o como ya dijimos en el párrafo anterior almacenarlo en un medio portátil como podría ser un disco externo, una memoria flash o en “la nube”, pues ahora la gran mayoría de los servicios de correo electrónico ofrecen almacenamiento en este medio sin costo alguno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *